TRADUCTOR

11/01/2012

Miércoles 11/01/2012. Inauguramos un nuevo mes en la página del blog, otro nuevo once, y va el tercero. Hoy vuelvo de Chiloé camino a Puerto Montt. Debería haber entregado el auto alquilado, pero se me pasó la hora y lo tendré un día más. Improviso sobre la marcha una breve visita a Puerto Varas, entro en la población y en me dirijo a la costalera (carretera y paseo que bordean la costa), como debe hacerse en todas las poblaciones costeras del sur de Chile, donde se encuentra la mayor actividad. Aparco el coche y, con el estómago gritándome me siento en la primera terraza que veo con la intención de calmarlo de inmediato. Como de costumbre en estos días, miro los precios y me decido a tomar una pizza napolitana, lo más asequible. Cuando termino de devorarla, observo que Fer atraviesa la calle. ¡Fer! ¡Fer! le grito. Nos damos un abrazo. Me cuenta que junto con Nico, Ellie y Sofie han estado recorriendo como yo la isla de Chiloe y que están alojados en un hostel, me da el nombre del lugar y se despide porque tiene que tomar un billete para dirigirse a Bariloche. Al rato aparece Sofie que también estaba paseando por el lugar. Nos saludamos con efusión y quedamos en vernos. 
Me dirijo al hostel y me dicen que disponen de alojamiento, habitación individual con baño compartido. Una mucha hindú que trabajaba en la recepción del hostel procede a registrarme y me dice que puedo dejar el coche en el patio. Se ofrece a llevar mis maletas y mientras yo descargo y ordeno las cosas del coche se mete en el hostel. Yo entro con mi mochila y me llama desde un tercer piso al que se accede por unas estrechas y empinadas escaleras, me quedo perplejo al observar que en un santiamén ha llevado mis maletas hasta el palomar en donde se encuentra mi habitación individual. Después observo con horror que para evacuar mi vejiga, casi todas las noches me tengo que levantar para este menester, tengo que hacer un descenso y posteriormente una escalada. 
Volcán Osorno y lago Llanquihue
Tomo el auto y me desplazo a la localidad de Ensenada, una tortura. Mas de la mitad de los cincuenta kilómetros de ruta está en obras, con paradas intermitente, me acerco al río Petrohué. No hay mucha actividad, agarro tres arcoiris y las suelto (¡chicas!). No me satisface el lugar para volver a pescarlo con más calma. Vuelvo a Puerto Varas.
En el hostel hay buen ambiente, los muchachos están preparando, más bien las muchachas, Ellie y Sofie, una excelente cena mejicana, Nico se encarga de las bebidas y Fer de fregar. Una larga sobremesa con improvisados cánticos acompañados de algo parecido a una guitarra a la que le falta una cuerda, tiene la tapa rajada y el mastil partido y claveteado y para colmo pintada al agua con un verde mate.
El reencuentro suena a despedida, un hasta la vista anuncia que los viajeros no pierden la esperanza de volver a verse en el camino, más adelante quizá, es el destino quien decidirá.

No hay reportaje fotográfico 


Jueves 12/01/2012.  Llegada a puerto Montt de nuevo me vuelvo a alojar en el mismo hotel que la semana anterior: Hotel Torremolinos. Devuelvo el auto y me pongo a trabajar corrigiendo trabajos de la UNED. Me veo dedicando dos días completos a esta tarea.
No hay nada interesante que reseñar. Salvo un video mál grabado en una céntrica calle a unos artistas callejeros que interpretan música andina.


Viernes 13/01/2012. Continúo con el arduo trabajo. La pausa se está prolongando y no llevo al día los comentarios del blog. De todos modos, piensa el viajero que no conviene perder la calma y que el viernes debería poner rumbo un poco más al norte. Elige Valdivia al azar, sin tener la menor idea de lo que allí pueda encontrar. En internet reserva un billete en uno de los obligados descansos de la lectura de los trabajos que está corrigiendo. ¡Al fin concluye su tarea¡ trata de poner orden en los correos eliminando un montón.
Ya es sábado, las dos de la madrugada, el bus sale a las once de la mañana. Agotado se acuesta.

 No hay reportaje

Iglesia de Valdivia en la plaza
Sábado 14/01/2012.  El viajero se percata de que se olvidó de felicitar a su sobrino Arkaitz y su cuñada Paz. Les envia un mensaje. El bus le traslada hasta Valdivia deja su equipaje en la custodia de la terminal. Se pasea por el centro, la ciudad no le dice nada. Se aloja en un hotelito próximo a la terminal de buses y raudo se presta a contunuar hasta Villarrica.


El hotel de Germán
Domingo 15/01/2012. Llego a Villarrica esperanzado, dejo el equipaje en en la custodia de la terminal, he aprendido la estrategia. Consigo un hotel familiar que me ofrece buenas vibraciones, Lago de Villarrica, el dueño y gerente, Germán Sansana, me dice que ha sido profesor, me recibe con los brazos abierto. Se ofrece a informarme a través de un amigo suyo sobre una jornada de pesca. Por casualidad, cuando muy amable me traslada con su auto a recoger el equipaje nos encontramos con su amigo pescador y me recomiendan una familia de boteros, la familia Cea, quedamos para una flotada por el río Tolten, que recibe las aguas del Lago Villarrica, a las ocho de la mañana del día siguiente.
La cosa se pone bien.
Organizado el asunto me voy a comer a un restaurante bar: La Picá de Nike, que me recomienda Germán. El sitio cumple con las tres bes: bueno, bonito y barato. Terminado su plato, observa que unos clientes que estaban sentados a su lado toman una comida típica chilena una especie de puré de maíz parecido a la sopa paraguaya pero envueelto en la hoja cocida. Les pregunta que es lo que comen y por el acento le identifican como español. Inmediatamente le invitan a compartir su mesa. Les dice que ya ha terminado de comer pero le insisten y le invitan a compartir una cerveza. 
Tito Rubio i Casany, exjugador del Valladoliz y del Castellón que llegó a jugar contra Osasuna en el Sadar en tiempos de Echeverría, Martín, Rípodas y Clemente. Lleva muchos años en Chile, ahora junto a Kasem Araque Sandoval, un chileno de padre palestino, están desarrollando un proyecto de construcción de eliminación de barreras para facilitar el acceso de los discapacitados al lago. 
Posteriormente comparten comida con el dueño de la picada y su esposa Ángelo Zavaroni y Lupe Jaqui. Les acompaño y, entre chistes, chanzas y anecdotas, se desarrolla una magnífica velada. El viajero se siente muy agradecido por la maravillosa acogida que ha tenido.
Retirada hacia el hotel para ir poniendo al día el blog y, vuelta a la picada ya de noche para cenar algo y volver a charlar con Ángelo, Lupe y sus dos de sus hijos. Un encanto de Familia. 



Lago Villarrica cabecera del río Tolten
Lunes 16/01/2012. Voy a pescar, Marcelo un experto botero de 34 años de edad me lleva río abajo el rio Tolten tiene unas aguas cristalinas que permiten ver con toda nitidez el fondo aunque las pozadas tengan profundidades de varios metros. Las truchas no están activas para tomar mis moscas, lanzo a diestro y siniestro, cambio de líneas y moscas pero la cosa no funciona, otro día gafado, pero no importa, el paseo ha sido fantástico. 
Marcelo me dice que las truchas se ponen a mosca al atardecer, así que mañana o pasado volveré a intentarlo, el río merece la pena.
A la tarde me dedico a poner al día el blog y a dar un breve paseo por la ciudad. Mañana será otro día.

Martes 17/01/2012. Increible. ¡Qué coincidencia! Cuando volvía camino al hotel, en la Picá de Nike, me encuentro sentados en la misma mesa a Tito, Kasem, Ángelo, Lupe y su hija Nico acompañada de un muchacho. Me lo prensentan y me dicen que conocía la ciudad de Pamplona. Inmediatamente le digo, estuviste haciendo tus prácticas en el Colegio San Jorge, yo soy Luis el orientador e inmediatamente me reconoce. Los presenten se sorprenden de la curiosa coincidencia. Javier Nahuelcheo, estuvo en el año 2009, lo recuerdo perfectamente, un muchacho muy entregado, y que se hizo querer por los niños que le hicieron un homenaje de despedida. La vida tiene curiosas coincidencias.
Por la tarde he disfrutado de unas horas de pesca, solo he agarrado truchas pequeñas pero he visto decenas de ellas saltando al atardecer. Un auténtico concierto de subidas atacando a una nube de tricópteros. Una gozada. 



Miércoles 18/01/2012. He alquilado otro auto para desplazarme por los alrededores del Lago Villarrica. Lo primero ha sido visitar Pucón, un lugar lleno de turistas nacionales y extranjeros, muy mono y bien urbanizado, pero no es lo que el viajero anda buscando.
Así que me largo de la población en cuanto repongo fuerzas con un humilde almuerzo. Tomo la ruta de Caburgua para localizar el río Trancura. Demasiado caudaloso para mi gusto y sigo adelante y localizo un afluente que reune las condciones idóneas para pescar desde dentro del río, el rio Pilacura (o algo así). Ansioso preparo mis moscas, me pongo el equipo y bajo al cauce desde el puente. Unas subidas anuncian una buena picada. Lanzo y casi de inmediato atrapo un alevín que no llega a los 10 cm. Le digo que llame a su abuelita. Vuelvo a lanzar y lanzar y otro alevín. Continúo y dale, otro eneano de mierda. Así hasta veinte o venticinco, ya he perdido la cuenta. Ninguna de mis capturas supera los 17 o 18 cm. 
Bueno, el rio era bonito, me conformo. Me han picado muchas, me justifico. Pero, ¿y dónde están los salmones y las enormes fario que me han dicho que capturan aquí?.
Cansado y aburrido me largo de allí. 
Mejor me dedico a pasear. Estoy gafado con el tema de la pesca.



Jueves 19/01/2012. Me dirijo a visitar el volcán Villarrica a pocos kilómetros de Pucón. Me adentro en el parque nacional y despues de ocho kilómetros de pista de ripio alcanzo a llegar a la estación de esquí. Desde aquí se divisa en su inmensidad el monstruo durmiente que permanece activo lenzando fumarolas desde su crater. Cubierto de nieve en su cima parece advertir en derredor que en cualquier instante la furia contenida puede aflorar. 
Por la tarde me voy a ver Curarrehue. La última población chilena, puerta de acceso a Argentina en dirección a Junín de los Andes, en donde el pescador tuvo su día de gloria en el rio Chimehuin. 
Hoy no toca pescar. El calor aprieta y el viajero se da un baño en una de las termas del rio. No sin antes dar unas cuantas vueltas para encontrar un acceso. Los terrenos colindantes con el río son propiedad privada y resulta muy complicado encontrar un acceso. Pero a base de preguntar encuentro un lugar.
El baño ha sido reparador y el viajero vuelve a Villarrica relajado.

Reportaje fotográfico




Viernes 20/01/2012. Después del desayuno, Germán me pasa una tarjeta de un guía de pesca a mosca. Da gusto encontrar tan buenas atenciones en este hotelito me encuentro como en mi casa, muy limpio, tranquilo, céntrico, trato familiar y económico. Ha sido un acierto dar con este Hotel Lago de Villarrica
Me he dado un paseo por Temuco. Una ciudad muy comercial, capital de la región. Mucho ambiente.
Otro intento de pesca infructuoso en el rio Toltén. Truchas chicas. 



     
Sábado 21/01/2012. Hoy voy de recorrido por la región de los siete lagos. Primero el lago Colafquen que baña a la ciudad de Lican Ray, que en mapuche significa "flor de piedra". Cuenta la leyenda que la princesa mapuche Lican Ray hija del Cacique Carilef, se enamoró de un soldado español provocando la ira y los celos del pueblo mapuche. La pareja huyó hacia una de las islas y de alli a otras huyendo de los perseguidores, pero nunca fueron atrapados.
Lican Ray es un balneario joven, la población fue registrada em 1944. 
Después el viajero se ha trasladado a Panguipulli, esta villa, de más de 30.000 habitantes, recibe el nombre  del lago que la baña. Tras un almuerzo reparador ha tomado dirección a la frontera argentina quedando prendado por la sucesión de lagos que bordean la ruta. 
Tenía intención de visitar una de las tantas termas que hay en el lugar, pero se lo piensa mejor, hoy es sábado y no le agrada demasido estar rodeado de familias de turistas nacionales domingueras. 
Una parada al pie del volcán Choshuenco y un vistazo al precioso rio Enco, sin animarse a lanzar sus moscas al cauce. 
Vuelta a Villarica pasando por Coñaripe. La carretera olvida el asfalto y debe atravesar un camino infernal de ripio en mal estado y, tras recoger a dos paisanos que iban caminando, observa que ha pinchado, con la ayuda de los pasajeros consigue cambiar la rueda que ofrece tremenda resistencia.
Para en Coñaripe, situada al borde oeste del lago Calafquen, el tiempo justo para dejar a los pasajeros y retorna raudo a Villarrica para tomar un billete hacia el norte. En la terminal se decide sin pensarlo, como por impulso, desplazarse a Santiago, no lleva el mapa y no localiza en el tablero otras poblaciones que le suenen. Total y absoluta improvisación, el lema del viaje.
Última cena en la Picá de Nico. Se despide de Ángelo y queda en ver a los demás al día siguiente para la despedida definitiva.




Volcán Villarrica cubierto de nubes
Domingo 22/01/2012. Me despido de Germán y abandono el hotel Lago de Villarrica dejo la maleta en la custodia de la terminal de bus y me decido a dar un paseo turístico por la ciudad. Tomo una catamarán para pasear por el lago, las nubes cubren el volcán y no se divisa su nevada cima. Posteriormente me doy una vuelta por la costanera y me encuentro con Tito Rubio i Casany que estaba en la obra que están haciendo para facilitar el baño de los discapacitados
LA PICÁ DE NICO
Después de un baño reparador en el lago, acompaño a Tito a su apartamento y me enseña sus proyectos y la silla anfibio. Un tema muy interesante. 
Vamos a la Picá de Nico a cenar algo y a hacer tiempo hasta que parta mi autobús a Santiago.





Palacio de la Moneda. Palacio presidencial
Lunes 23/01/2012. En viaje en bus ha sido cómodo y he conseguido dormir en el asiento cama. Llego a Santiago y me dirijo al hotel la habitación no está mal, pero da a una calle en obras y se escucha el trepidar de las máquinas sobre el asfalto.
A pesar del cansancio del viaje me decido a dar un paseo por el centro de la ciudad. Me ha dado muy buenas vibraciones, gente amable, que recibe con gusto a los españoles y guían al viajero.
Dos preguntas reincidentes: de que parte de España es Ud y qué es lo que más le ha gustado de Chile.
Al viajero le agobian las grandes ciudades, pero en esta ocasión se ha sentido muy cómodo. De todos modos se ha tenido que retirar pronto agotado por la caminata.
¡Ah, el metro es una maravilla! Mañana volverá a la carga.

Reportaje del día





Martes 24/01/2012. El viajero sigue en Santiago, aunque siempre ha afirmado que las grandes ciudades le agobian, en este ocasión se siente atrapado por sus encantos.
No sabría explicarlo pero hay algo que le seduce y le impele a permanecer más tiempo en ella.
Los recuerdos de juventud le atrapan. Aquel año de 1973 en el que  el general traidor derrocó a Salvador Allende, el desánimo de la juventud que vió morir sus sueños revolucionarios, el exilio de los  de los intelectuales y artistas, la muerte de Victor Jara, la música de Quilapayun e Inti illimani,  los poemas de Pablo Neruda.

Paseando por las calles, parecen surgir de sus más bellos rincones  las melodías inolvidables de Violeta Parra, la fabulosa artista chilena, que en su día no se vio reconida y ahora ha sido recuperada por el pueblo. ¡Ah!, Volver a los 17 y Gracias a la vida, ¡qué sentimiento!.
Así pos, el viajero, güen, se ha puesto nostálgico. Es un güeón, pos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche
Escribir, por ejemplo: "La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos". 
El viento de la noche gira en el cielo y canta. 
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos. 
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.  
Ella me quiso, a veces yo también la quería. 
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos. 
Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido. 
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella. 
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío. 
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. 
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. 
A lo lejos alguien canta. A lo lejos. 
Mi alma no se contenta con haberla perdido. 
Como para acercarla mi mirada la busca. 
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. 

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. 
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos. 
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos. 

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido. 

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo. 


La Canción Desesperada (Pablo Neruda)



Dolores Bergasa
Miércoles 25/01/2012. El viajero sigue en Santiago, soportando estóicamente el calor reinante. El día ha estado centrado en una visita a la tía de Miguel, Dolores Bergasa, la madre franciscana de María que tantos años lleva desarrollano su labor misionera por estas benditas tierras. A pesar de su constante lucha contra la enfermedad, y sus más de ochenta años, lleva la sonrisa impresa en un afable rostro e irradia paz en derredor. ¡Animo Dolores!, sigue adelante y ten presente en tus oraciones a este loco viajero. Espero que a mi vuelta podamos vernos en Pamplona. Rezaré por ello.
Todavía el viajero no se ha decantado sobre si visitar la Serena, en su próxima etapa, o desplazarse a Mendoza para continuar recorrido hacia el norte de Argentina. Así que, se desplaza a la Estación Central para recabar información de sus posibles destinos. 
Romualdito
Al salir por una de las puertas, agobiado por el calor y el constante fluir de la gente moviéndose atropelladamente, observa una enorme cantidad de plaquitas pegadas en uno de los muros de la estación, sobre unas diminutas capillitas a ras del suelo, en las que una señora está haciendo limpieza de los restos de velas.
Había observado en su periplo por Argentina y, más adelante, en Chile, una serie de pequeñas capillitas en lugares estratégicos de la carretera. No sintió especial curiosidad y se limitó a interpretar que se trataba de homenajes realizados a personas accidentadas, tal como en ocasiones se observa en otros lugares. Pero, en esta ocasión, la teoría carecía de sentido, ¡demasiados accidentados en un mismo lugar!. 
Así que, con cierta prevención por ofender con su ignorancia, pregunta a la señora qué significaba aquello. La señora, de forma muy escueta, le informa que se trataba del culto a Romualdito que había sido asesinado en el lugar en 1930. Aunque la respuesta no satisface la curiosidad del viajero, se limita a confirmar si ella era la persona encargada de la limpieza, recibiendo a cambio un simple sí como respuesta.
Con el pensamiento puesto en este curioso culto popular a un personaje asesinado, y con la sensación de que se trataba de un culto animista, resuelve consultar a la nube y encontró la siguiente información: Romualdito es una "animita" que, desde los años 1930, se encuentra ubicada en la calle San Borja, a un costado de la Estación Central de Ferrocarriles, en Santiago de Chile.



Jueves 26/01/2012. El día ha estado dedicado a organizar la próxima etapa hacia Santa María, población cercana a San Felipe y al río Aconcagua. Desde allí, con otro cochecito alquilado, el viajero piensa hacer algunos recorridos por las poblaciones próximas a Santiago.
Por la tarde una breve visita a Providencia, para completar la colección de edificios modernos, que con sus enormes cristaleras "reflejan" la prosperidad de la capital chilena.


Viernes 27/01/2012. El viaje a Santa María no ha sido sencillo, la salida de Santiago es complicada., las señalizaciones son escasas y confunden al viajero. El problema se resuelve con la amabilidad de la gente. Tras dos horas de deambular por la  ruta el viajero llega a su destino: el Hostal Santa María. Una casa de campo reconvertida en hostal rural. Muy bien decorada y con pileta para refrescar los calores veraniegos.
Desde el primer momento el viajero ha sido recibido con la amabilidad característica chilena y le han integrado con toda naturalidad dentro de la familia.
Santa María es una pequeña población  próxima a la localidad de Los Andes y San Felipe y a una distancia prudencial de Viña del Mar y Valparaíso.
El viajero tiene el propósito de descansar acá y desplazarse por los alrededores.


Sábado 28/01/2012. El tema de la pesca permanece activo en la mente del viajero e impelido por fuerza mayor se dirige a un lodge de pesca que le han recomendado a pasar el día: San Francisco.
El lugar no fue de su agrado, muy caro y los lugares de pesca son estanques artificiales en los que las truchas, procedentes del río que han desviado, están presas. Ciertamente tuvo muchas picadas, la mayoría truchas pequeñas y alguna grandecita.
Como olvidó su cámara no hay reportaje fotográfico.


Domingo 29/01/2012. Visita obligada a Viña del Mar. Paseo por las playas y  un bañito reparador. La ciudad es un destino turístico y en estos momentos se encuentra en temporada alta. Tiene unas preciosas playas y hay un buen ambiente, pero no es lo que el  viajero busca. Se le antoja un poco pijo. Te cobran por todo: aparcar, mear, ... casi casi por respirar. 
Dos cosas llamaron su atención. Por un lado y, de nuevo, los cartelitos de agradecimiento, en este caso a San Expedito: velitas y demás supercherías. Pero, ¡claro!, como estamos en Viña, de una pijería religiosa más cool y con la clara complicidad de la parroquia (¡con dos!). Confieso que lo de Romualdito es mucho más auténtico.
Por otro lado, el viajero lleva días preguntándose por qué llaman a este océano Pacífico. No sabe si es pura casualidad, pero siempre lo ha visto enojado lanzando sus   aguas contra la costa.

Lunes  30/01/2012. De nuevo camino hacia la costa. Esta vez en busca de Valparaíso, con la esperanza de disfrutar de algo más auténtico. Con su espíritu gallego no llega a comprender los implícitos chilenos  y continúa admirando la güevonería de los responsables de señalizar las rutas.  Llega a un  cruce y se encuentra con el dilema de cuál de de las dos, o incluso tres, opciones posible es la correcta para llegar a su destino. Así que para, pregunta y, gracias a la amabilidad de la gente, naturalmente después haber tomado la ruta equivocada, corrige su rumbo. Incluso en la alutopista las indicaciones llevan al error. El viajero sistemáticamente, siguíendo su propia lógica, se iba a la dirección inadecuada o se salía antes.
Valparaíso es una bella ciudad que vive centrada en la actividad portuaria, la flota militar chilena, los cargueros y los petroleros se encuentran anclados a escasas millas o en los muelles de carga. La mayot parte de las exportaciones agrícolas, industriales y de minería parten de este puerto emblemático. Las casitas de los cerros escrutan con su humilde mirada al mar. Varios funiculares trasladas a los caminantes hacia los altos. Un lugar auténtico y castido impregnado de la belleza del mar y del encanto de sus intrincadas calles, con prolongadas pendientes, que ponen a prueba la pericia del conductor.



Iván: cocinero y jefe de mantenimiento
Martes 31/01/2012. La flojera se ha apoderado del viajero. Se encuentra muy a gusto en el hostal y se ha dedicado a actualizar el blog, leer, darse un chapuzón en la pileta y a hacer una presentación fotográfica del hostal rural.
Mañana tiene previsto volver a Santiago a devolver el auto y emprender camino hacia la Serena, más al norte, le han dicho que merece una visita.
Las hermana Araneda: Jimena y Carmen 
Por la noche una cena de despedida en donde el viajero ha puesto a prueba sus dotes culinarias improvisando un arroz caldoso de marisco. Los comensales han alabado el plato, pero lo cierto es que le sobraba un punto de coción y no estaba tan caldoso como él pretendía.
Otra larga sobremesa y despedida nostálgica: ¡Adiós! Ivan, Carmen, Jimena, Cristobal, Carlitos y resto de familia ausente, mis repetos a la abuela y a Victor y Bárbara un fuerte abrazo de mi parte ¡Chao! ¡Ciao! ¡Ojala que volvamos a vernos! Mantendremos el contacto.
Sin reportaje
Miércoles 1/02/2012. Salida hacia Santiago por intuición y sin mapa ni indicaciones precisas, por pura chiripa, encuentra la calle donde debe dejar el auto. La cosa promete.
Con los dos maletones y después de caminar siete cuadras hasta la boca del metro, se dirige a la Estación Central. Llega agotado y desfallecido. Deposita los bultos en la custodia. Consulta por varias compañías sobre el viaje a la Serena. Nada. Estamos en temporada alta caballero y hasta mañana todos los buses están ocupados.
¡Pucha!. ¡Con lo bien que habían comenzado las cosas! Se lo piensa mientras consulta otros destinos. Cambia de opinión y se decide por volver a Argentina (Mendoza). Justifica su decisión diciéndose a sí mismo que, seguramente, la Serena será un lugar precioso pero que estará llena de hueones playeros pelotudos de mierda y que a él no le va ese rollo dominguero.
Decidido sale de la estación para tomar algo que guarda en la mochila. Repuestas las fuerzas toma un billete para Mendoza. El bus tiene prevista la salida a la 22:30, caballero, ¿está conforme?. El viajero asiente y cuando le da el billete, el hueon le comunica que el bus sale de otra estación a cuatro cuadras. ¡Será cretino! piensa para sus adentros.
Antes de iniciar su nuevo peregrinaje con las maletas sorteando una multitud de personas, busca el modo de conectarse a internet para reservar un hospedaje en Mendoza. ¡Nada! ni un jodido lugar que ofrezca WiFi en la estación.
Se resigna a ir a la aventura, otras veces lo ha hecho y le ha salido bien. Trajina los maletones por entre la muralla de vendedores manta, hueones parados en medio de la acera sin el menor atisbo de apartarse para facilitar el tránsito. En suma tiene que desplazarse a través de los típicos obstáculos originados por el deficiente embaldosado y la gran cantidad de giles que circundan a esta hora por los alrededores. Aunque de cuando en vez alguna persona con cabeza le facilita el paso diciendo ¡dejen pasar al caballero!, naturalmente solicitando una monedita con la mirada y extendiendo su mano.
Llega al fin. Y en el andén la cosa se complica de manera insospechada. Una auténtica batalla de maletas carritos, curiosos, parejas pololeando y despidiéndose, niños enredados entre las piernas arrastrados por la mano nerviosa de sus papis. Una auténtica joda catastrófica.
Casi agotadas la fuerzas y muerta la paciencia, se coloca enfrente del anden 45. Los hueones te dicen que el bus estaciona entre el 40 y el 49, como si el viajero estuviera apostando a un juego de azar.
Justamente en frente el bus azul de Andesmar con el letrero invertido indica su destino a Mendoza. El viajero consulta al conductor y este le responde que el de las 10:30 llegará más adelante.
Como puede ver caballero este es el de las 10:15, le aclara señalando el cartel luminoso del bus.
El caos en la estación es enorme, una inmensa fila de vehículos lucha por acceder, mientras otros con inusitadas y certeras maniobras tratan de salir. Unos tipos señalan con gestos las maniobras y otros animan con sus megáfonos portátiles a acelerar las maniobras.
El gentío impide ver los andenes y el viajero solicita a personas de su alrededor que vigilen su equipaje y se mueve por todos los andenes buscando su bus.
Son las 11:30, el mosqueo aumenta, se va a la taquilla de la empresa dejando las maletas al cuidado de una amable señora.
¡Jodeeeeerrrr! Los hueones hijos de puta se han largao.¡Pa que cojones le han pedido el celular hueones de mierda!.
Un inspector le dice que no sabe si ha salido el bus de las 10:30 a Mendoza. Los dos tipos del megáfono le dicen que ellos sólo se encargan de sus respectivas compañías y que la Andesmar suele hacer pelotudeces como ésta.
Llama a los teléfonos que figuran en la taquilla. La compañía telefónica le informa que esos números no existen.
Otro tipo indignado se acerca a mí preguntándome si también tenía billete para Mendoza a las 10:30. El tiempo pasa, nadie más pregunta por el bus. O no ha llegado o, lo más probable es que se haya largado sin nosotros.
Pasan treinta minutos de la medianoche, solamente quedamos dos personas en los andenes.
Tiene que volver a dejar las maletas en custodia y salir de la estación, en los aledaños grupos de mendigos y tipos mal encarados observan al viajero y le piden una moneda. De uno en uno va repartiendo moneditas para calmar sus ánimos.
Al frente un hotel con buena pinta. Solicita habitación y, a pesar del alto precio, decide alojarse en él. Consulta por alguna comisaría para hacer una denuncia, le indican que en la esquina suele haber un retén policial. Se va hacia allí. Una señora al cargo de un puesto de bebidas le dice que hoy los carabineros no han aparecido.
Vuelve al hotel, descubre que su habitación no está hecha, vuelta a la recepción. Disculpas. Nueva habitación. El WiFi no reconoce la clave. Vuelta a bajar a recepción. Le dan varias posibles claves y una de ellas le facilita el acceso. Consigue reservar un hotel económico en pleno centro de Mendoza. Se acuesta agotado.
Como es lógico hoy tampoco hay reportaje.
Jueves 2/02/2012. Aunque ha dormido pocas horas, el viajero se levanta preocupado y desyuna rápido. Se dirige a las oficinas y un chulito estúpido le hueonea hasta los entresijos de la entrepierna afirmando que el autobús salío antes de las ventitrés horas. Pide el libro de reclamaciones y le traen uno que tiene pinta de no estar debidamente registrado. No obstante, el viajero, haciendo acopio de una infinita paciencia anota en él la queja, relatando lo sucedido. Como no recibe satisfación alguna de la demanda solicita la intervención de los inspectores de la estación. El jefe le escucha y le acompaña a las oficinas.
La única satisfación que recibe es, como si fuera un gran favor, anotar en el billete que puede ocupar un asinto en la parte final del bus. Como son lentejas, el viajero se ve forzado a aceptar. El bus que le va a llevar es amarillo y se autodenomina "El rápido". Descubre que es de la misma compañía y que probablemente lo que ocurrío es que fue uno de esos buses el que debía haber tomado. Reconoce al otro pasajero y le confirma que así se lo habían explicado a él. Pero ¿cómo puñetas podía adivinar uno tal cosa?.
Bueno, se dice así mismo, al menos así tengo una anecdota que contar. Muchos viajeros se enteran de lo sucedido. Algunos, molestos porque les habían cambiado de hora y de bus, por otro de menor categoría, se dirigen al viajero para interesarse por lo ocurido. Éste tomándose la cosa con humor y entre risas les advierte que con la racha que lleva, seguro que las cosas pueden seguir torciéndose.
Así ocurre. Al llegar a la aduana argentina, se produce un enorme colapso por la caída del sistema informático mezclada con la ineptitud de los funcionarios escribiendo a dos dedos sobre su mugriento teclado. Nos tienen retenidos nada menos que tres horas y entre bromas, los más resignados, le dicen que es posible que tenga razón y que su mala fortuna puede ser la causante del desastre.
La visión del paisaje que se percibe en la parte argentina tiene hipnoizado al viajero, pero los cristales están sucios y con la claridad se refleja el interior y no hay forma de sacar una foto decente.
El bus llega a Mendoza sin más incidentes reseñables. El viajero se acomoda en el hotel y come algo. En todo el viaje, solo ha tomado un sanwich seco de jamón y queso y un vasito de refresco.
Continuamos sin reportaje



Viernes 3/02/2012. Como es habitual las indicaciones de salida de la ciudad no aparecen por ningún lado. El viajero ha alquilado otro auto para conocer los alrededores de Mendoza. Tiene que dar un montón de vueltas. La amabilidad de la gente le lleva a dar demasiadas indicaciones y una y otra vez le confunden. Después de varios intentos por acceder a la salida, al final lo consigue y no ve más que una vez el cartel de Chile, quiere volver por la ruta y sacar fotos de los paisajes que le habían cautivado. Casi por intuición, después de parar varias veces para cerciorarse de la dirección correcta,  tira por la ruta 7, ni una simple mención a Chile. Acierta. ¡Eureka!.
Mendoza es una ciudad eminentemente comercial y el centro se observa un constante ir y venir de las gentes que hacen gestiones y compran cosas. La región cuenta con casi dos millones de almas y son trescientosmil los que viven en la ciudad. Los alrededores están plagados de cultivos de vid. Hectareas y hectareas de terreno generalmente propiedad de grandes empresas, las cepas están emparradas y muy bien cuidadas.
Llega a Potrerillos un embalse y para a comer algo. El calor es asfixiante, tras un paseo de dos o tres horas decide volver a la ciudad para descansar en el hotel. Mañana completará el recorrido.


Sábado 4/02/2012. El viajero toma la ruta 7, carretera a Chile para disfrutar de nuevo del paisaje. La carretera bordea el río Mendoza que, ahora en verano, baja turbio y correntoso alimentado por el deshielo de las montañas andinas. Deposita sus lodos en el lago artificial de Potrerillos, que ayer visitó.
Durante el recorrido para un momento en el parque del Aconcagua para saludar al monstruo de los Andes que, majestuoso, levanta su cresta nevada a casi sietemil metros de altura. Un breve recorrido hasta el mirador, menos de dos kilómetros y el soroche ataca sin compasión. Sólo hay tresmil metros y el viajero los siente. Debe descansar cada pocos metros para recuperar el resuello. Llega al mirador casi exhausto y toma las fotos desde alli.
Sigue remontando el río Mendoza cuanto más arriba más turbias se muestran sus aguas, los cerros colindantes van lavando sus caras y entregan sus restos alimentando el río.




El viajero imagina el pasisaje en invierno, con las montañas cubiertas de nieve y el agua límpida. Debería volver a contemplarlo, piensa, sueña.
La ruta serpenteante remonta hasta la frontera chilena sobrepasando los tresmil. La carretera se proteje con túneles cubiertos artificialmente para evitar las avalanchas de hielo y piedras.
Recuerda la música de Atahualpa: piedra y camino y a la vuelta la tararea:
Del cerro vengo bajando, camino y piedra.
Llevo encerrada en el alma, vida, una tristeza.
Por más que la dicha busco, sigo penando
y cuando debo alejarme...

Domingo 5/02/2012. No sabe a dónde dirigirse para pasar el día, pasear por la ciudad no le seduce. Además, debe sacar provecho del auto alquilado. Busca en internet, todos los lugares elegidos distan más de doscientos kilómetros. Pero, ¡boludo!, se increpa a sí mismo. ¿Todavía no tehas enterado de las distancias de estos lares?. No se decide por cuál será su próxima estapa. Se larga a la terminal de buses para inspirarse. Incialmente pensaba ir a Córdoba pero las ciudades grandes no le seducen demasiado. ¡Catamarca! Recuerda una canción que dice: Paisajes de Catamarca con mil distintos tonos de verde, un pueblito aquí, otro mas allla, y el camino largo que baja y se pierde.
Así que a Catamarca. Tomado el billete solicita del amable señor que le ha atendido consejo para pasar el día. Le propone que se dirija a Valle Grande a treintaicinco kilómetros de San Rafael, tres horas. Toma la ruta, el cartel indica a los pocos kilómetros que faltan ciento noveintaiseis para San Rafael.
Almuerza en  la ciudad. Cae una intensa tormenta de verano. Los treintaicinco quilómetros restantes son catastróficos, la carretera llena de baches y llena de coches que circulan lentamente a los dos lados de la ruta cantidad de ofertas de turismo aventura, sobre todo rafting. El río Atuel baja tomado y a gran velocidad, le indican que hay truchas pero que ahora no es el tiempo adecuado, el río no reune condiciones.
Los accesos al río están privatizados por campings, cabañas, etc. En todos cobran por entrar. Sube al lago artificial y hace una ruta por la represa para sacar unas fotos.
El sitio está plagado de veraneantes y domingueros y se siente agobiado de la cantidad de gente que se le acerca para ofrecerle servicios de turismo aventura. Una pena, un lindo lugar sobrexplotado.
Después de un breve paseo, procupado por el auto mal aparcado, como casi todos, se vuelve a Mendoza sin mas dilación. A la salida toma a dos jóvenes estudiantes autoestopistas que se sienten muy agradecidos por el gesto del viajero, los deja en la ciudad y se dirige a Mendoza. Tráfico muy fluido y retenciones en las proximidades de Mendoza. ¡Claro! ¡Domigo a la tarde! ¡Quinientos kilómetros para pasar no más de tres horas en el lugar!.


Lunes 06/02/2012. El viajero se levanta temprano para hacer el equipaje, llenar el tanque del auto, trasladar las maletas a la custodia de la terminal y devolver el  vehículo. A media  mañana queda libre para patear  las calles. Ayudado por un mapita recorre el centro. Hace un calor asfixiante y cada poco tiempo debe comprar agua. Apenas  encuentra edificios destacables y se dedica a disparar a aquello que llama su atención. Los perros vagabundos, los gorriones y al personal de limpieza que utiliza hojas de palma a modo de escoba con gran precisión.
Paseando por las principales calles del centro, mientras enfocaba a uno de los edificios, pierde el equilibrio al tropezar y esta a punto de caer a uno de los grandes socavones de la acera, gracias a los reflejos que todavía conserva, se agarra a un tronco de árbol salvador que evita que caiga en una de las canalizaciones que circundan todas las calles. La idea puede ser muy práctica de cara a la limpieza. El canal que atraviesa la ciudad es aprovechado para, mediante una red de pequeñas canalizaciones ubicadas en los bordes de las aceras, facilitar la limpieza de las calles. El problema es que la mayoría de ellas han desaparecido, o jamás han han existido, las tapas de rejilla que debieran cubrirlas. Además no colocan barandillas de protección ni señalización alguna, con lo cual, el peatón debe estar mu atento mirando constantemente al piso. 



Martes 7 y miercoles 8/02/2012. Al viajero también le gustan las comodidades y su viaje en bus desde Mendoza a Catamarca lo ha hecho en uno de cha  tipo premium. Asiento totalmente abatible, aperitivo con champagne (bueno, brut), cena, desayuno y...  nada más.
El martes llega a Catamarca, día infernal, más de 40 grados y, la fortuna le persigue, un corte de fluido en todo el centro, justamente cuando estaba hablando con su amor de primavera se corta la llamada.
El recepcionista del hotel, Arturo, una persona encantadora, atiende al viajero con suma amabilidad y le da  unas indicaciones muy precisas sobre los lugares de interés. El viajero sigue las indicaciones de Arturo: visita a la gruta de la Virgen del Valle, dique Jumeal, Las Juntas y el Rodeo.  El Rodeo le recibe con unos cinco grados menos, sigue haciendo un calor insufrible.
Un paseo por el lugar, almuerzo y alguna foto. Vuelta a San Fernando de Catamarca.
El miércoles comienza a llover intensamente, todos se encuentran felices el calor ya se estaba haciendo insoportable y gracias a la lluvia se ha reducido la temperatura más de siete grados. Se puede respirar. Hoy toca visitar la ruta provincial 1 en dirección a Pirquitas, La Puerta, Singuli, Aconquija. Paisajes de Catamarca pueblitos chiquitos bordeando el río, montañas verdes con vegetación entremeclada de captus, pinos, y un curioso árbol que ha llamado la atención del viajero el palo borracho:con un tallo gordinflón y panzudo en la base plagado de espinas similares a las del rosal, pero mucho más grandes, y que tiene unas flores preciosas.
Vuelve pronto al hotel a descansar, el viento y la lluvia no facilitan el paseo.
Avanzada la tarde decide viajar a Tucumán y reserva un hotel económico para el día siguiente.


Jueves 09/02/2012. El viajero esté consternado. Piensa que el estuvo en ese mismo lugar sacando fotos sin ningún temor. Escucha la noticia y ve los noticieros de la tele. Un fotógrafo francés muere apuñalado en pleno centro de Buenos Aires y a pleno día, con abundante gente que pasaba por la plaza.
Le ha entrado el acojono y hoy no se ha atrevido a salir con la cámara por Tucumán y se ha perdido unas presiosas fotos.
Mañana consultará tranquilamente sobre la seguridad de esta ciudad. Hay un magnífico ambiente.
Ayer comenzó a sentir dificultades al tragar, primero en la faringe y despues en el esófago, ha decidido hacer uso del seguro de viaje trasladándose a un hospital privado de la ciudad. Parece que no es nada importante, una infección que ha seguido al catarrazo que se agarró con el aire acondicionado del bus de lujo. Las placas no revelan nada importante. No obstante mañana le van ha hacer una endoscopia para afinar el diagnóstico. El trato ha sido excelente.
No ha habido tiempo de hacer fotos.


Viernes 10/02/2012. El viajero se levanta pronto para ir al hospital. El médico se presenta a la hora acordada y le explica con toda la paciencia y sumo cariño en que va a consistir la prueba. Le ponen una anestésico local en spray, le colocan un mordedor con un orificio que debe sujetar con los dientes y, le introducen una sonda por la gargánta, siente sensación de ahogo y respira y se relaja como le indica el doctor, cinco minutos de angustia controlada y al final se acaba el suplicio.
- No hay nada anormal, puede estar tranquilo - le indica el doctor-.
El viajero siente un gran alivio, se va agradecido y un tanto aturdido. Al salir del hospital, tras pasarsele el efecto del anestésico, se premia con un buen desayuno. Se alegra de no tener que interrupir su viaje, se siente libre y animado.
Da un largo paseo por la ciudad y a mediatarde alquila un auto para tres días lo que le permitirá recorrer a su aire parte de la provincia de Tucumán.
Se desplaza al hotel, escribe su crónica diaria y, una vez terminada, ya de noche, marcha a fotografiar los edificios emblemáticos iluminados. Mañana se ira a dar un paseo por el norte.

NOTA: Finaliza la página. El tiempo corre inexorable y nace otro nuevo día, un nuevo once, el proyecto pasó su ecuador. La plaza de la independencia se enseñorea y se viste de gala con sus edificios iluminados saludando el paso cansino del viajero. 




6 comentarios:

  1. Luis No pescas ni una trucha !!!!!!!!!!!1

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho las fotos y los videos, pero creo que me gusta más la música que les pones. No se como lo haces, pero me parecen unas músicas fantásticas. Sigue mandando crónicas, me lo paso muy bien aunque me da mucha envidia. Un abrazo Javier

    ResponderEliminar
  3. UY!!!YA ME PARECÍA A MI QUE TODO IBA SALIENDO MEDIO BIEN...LLEGO LA MALA RACHA EH PAPI? BUENO...TODO ESTA BIEN, CONFORMATE PORQUE AQUI EN TU CIUDAD NATAL ESTAMOS EN PROCESO DE CONGELACION, UN FRENTE FRIO FRIO CONGELA Y ARRASA A LA GENTE DE LA CALLE, NO SE VE NI UN ALMA POR LA CALLE. EL PERRITO HA SIDO TRASLADADO ACEDO PORQUE SINO...EL PERRO PUDIERA HABER SIDO CONGELADO POR LA MADRUGADA, JAJAJAJAJ. UN BESITOOOOOOOOOOO Y DISFRUTA COMO MOLA TODOOOOOOOOO, CUIDATE MUCHO Y NO TE ESTRESES CON EL BLOG, NOS HAS ACOSTUMBRADO MAL, JAJAJAJAJ,BESITOS PAPI

    ResponderEliminar
  4. Luis . La despedida chilena ha sido fina. Tomate un descanso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ANDA, NO TE QUEJES DE VICIO DE LAS CALLES DE MENDOZA, YA LLEGARÁS A MANAGUA O A GRANADA, SI LLEGAS (ES QUE VAS MUY DESPACITO)Y ESO SI QUE SON ACERAS DESPUÉS DE LA BATALLA. dE TODAS FORMAS, ¨ANDATE CON OJO BOLUDO". UN ABRAZO JAVIER

    ResponderEliminar
  6. .kmñlmñm,´,-ñ l.-,ml

    ResponderEliminar